Agradecemos a los voluntarios su generosa labor y animamos a que otros colaboren también, ya sea con oración, participación en las actividades y tareas que se requieren o implicación personal en la vida de las personas a las que ayudamos.