“Es evidente que existe la verdad. Porque el que niega que existe la verdad, conoce que la verdad existe. Si, pues, no existe la verdad, es verdad que la verdad no existe.El pecado ofende a Dios lo que perjudica al hombre.El ser de las cosas, no su verdad, es la causa de la verdad en el entendimiento”.  Santo Tomás de Aquinologo_ain_fundacion.jpg

Ayuda a la Iglesia que Sufre (AIS), conocida también como Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN) es una organización católica internacional dependiente de la Santa Sede, que apoya a los refugiados y a los cristianos perseguidos por su fe en distintos países del mundo.

Nuestra misión:

La misión de Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN) es servir a la Iglesia Católica en su labor evangelizadora en todo el mundo, prioritariamente en las comunidades más necesitadas, discriminadas o perseguidas.

La visión de AIN es: ser vínculo de caridad fraterna y esperanza ayudando a vivir su fe a los cristianos que sufren necesidad o persecución.

En comunión con el Papa construimos este puente a través de la oración, la información y la financiación de proyectos que respondan a las carencias pastorales de la Iglesia local.

Y estos son sus valores:
Espíritu de servicio , compromiso, confianza en la providencia, denuncia profética, comunión con todos los carismas de la Iglesia, humildad e integridad en todos nuestros actos.
Transparencia, confianza, fiabilidad, profesionalidad, austeridad, eficacia y eficiencia en la gestión.
Nuestro objetivos:
Informar de forma fidedigna y veraz, y sensibilizar a la sociedad acerca de la situación de la Iglesia que sufre y es perseguida en diferentes partes del mundo. Queremos ser la voz de los que no tienen voz. Hoy en el mundo cerca del 75% de las personas perseguidas por su religión son cristianas.
Fomentar la oración por todos aquellos que sufren por su fe, por los cristianos que están necesitados y por los misioneros.
Ser puente de caridad para financiar proyectos pastorales en países donde la Iglesia más sufre.

obj4.png
Ayudamos a:

La ayuda se destina a los proyectos y necesidades presentados por los miles de misioneros y religiosos de la Iglesia católica que están presentes en los países más necesitados, cuya actividad caritativa y pastoral llega incluso donde los servicios estatales y las ONGs no alcanzan.
Misioneros y religiosos

Ellos llevan la luz de la fe y el amor a aquellos que sufren o están amenazados por la violencia, la pobreza o la falta de libertad. Y lo hacen entregando su vida al servicio de los más necesitados. AIN apoya cada año más de 800 proyectos de ayuda a religiosas, tanto de vida activa como de vida contemplativa.
Seminaristas y noviciasobj2.pngobj5.png

Seminaristas y novicias son el futuro de la Iglesia y la esperanza de millones de personas que sufren. La Iglesia necesita sacerdotes y religiosas bien preparados. ¡Que no se pierda una vocación por falta de medios! Actualmente, 118.990 jóvenes se preparan para el sacerdocio (Agencia Fides). AIN sostiene al 8% de los seminaristas en el mundo.
Cristianos perseguidos

Más de trescientos millones de cristianos en el mundo sufren persecución o discriminación a causa de su fe, en sus trabajos, estudios o derechos civiles, personas que viven cada día el riesgo de ser hostigadas y, en algunos casos, que pueden perder la vida. Entra en el Informe de Libertad Religiosa 2012.
Víctimas de catástrofes

Excepcionalmente, Ayuda a la Iglesia Necesitada pone en marcha campañas de emergencia para socorrer a los damnificados por catástrofes naturales y humanitarias.