IMG_3954

Las familias nos reunimos en la Parroquia del barrio de Gracia y salimos al encuentro de las personas que duermen en la calle. Cuando las encontramos les escuchamos, intentamos establecer contacto, averiguar cómo podemos ayudarles y darles apoyo, y tratamos de hacer un seguimiento para poder conocer realmente a los pobres que duermen en las calles que rodean nuestra Iglesia y darles lo que necesitan, ya sea ayuda material, gestiones o simplemente entablar una amistad e ir creando una familia de familias.

¡Qué bonito es que  el hermano abandonado que encuentras en la calle te diga “Os estaba esperando” o “Llevo en el cuello el Rosario que me regalaste” o ” “Ven a verme el día de Navidad con tus hijos; me disfrazare de Santa Claus y les regalaré chuches”!

¡Qué soledad deben sentir quienes nos dicen: “Solo estoy esperando que esto se acabe; la muerte será mi liberación” o “Me conozco el nombre de todas las palomas que me vienen a ver; comparto el pan con ellas”! Se nos rompe el corazón al ver a nuestro a hermano que sufre, abandonado de todos, sin vivir el amor del único Dios, el único amor que no abandona, y que es el que nos lleva a su encuentro cuando somos guiados por la Providencia del Espíritu Santo.

Quisiéramos que esta iniciativa de Salir al Encuentro de las personas que duermen en la calle se extendiera a otras parroquias y, como una gota de aceite, corriera como un verdadero bálsamo de desbordante amor por todas las calles, plazas y barrios de Barcelona. Más aún, quisiéramos que la misericordia del Señor nos llevara a buscar al crucificado y a encontrarlo en el pobre que yace postrado en las periferias de nuestra ciudad, en los rincones más escondidos, durmiendo dentro de un coche, debajo de un puente o sencillamente delirando en una esquina mientras su cuerpo se deteriora hasta el punto de decirnos ” Veo como mis dientes caen en mis manos al toser”, y su dignidad se ve pisoteada mientras se hacen visibles los signos evidentes de la pobreza extrema, esa pobreza que clama a la carta de los derechos humanos y a la verdadera caridad cristiana, reflejo de infinita misericordia de Dios.

Hemos tenido la suerte de ser invitados a presentar en otras parroquias nuestras iniciativas “Casa de Maria Reina de la Paz” y “Salidas de Familias al encuentro de las personas que duermen en la calle”; esperamos que ambas se extiendan,  si Dios así lo dispone. y estamos abiertos a explicarlas con detalle a quien quiera que nos lo solicite.