La pobreza extrema de las personas que duermen en la calle, tiene un nexo en común, la desestructuración familiar, cuando los vínculos familiares se rompen la pobreza presenta su cara mas amarga, la de la soledad, en Casa de María Reina de la Paz queremos ser la familia que acoge a los que han perdido el calor de la suya propia. Una familia de familias, que comparten la misma mesa,  al calor de la caridad cristiana y la misericordia de Dios.

Comida en familia el dia de nochebuena:

 

IMG_3965

La providencia de Dios proveerá:

IMG_3959

Celebrando la Pascua y la mona en familia:

 

IMG_3960

Cantando y rezando en Casa de María:

 

IMG_3961

Rezando el Rosario en familia, con los amigos  en Casa de María:

IMG_3962

Momentos de alegría en Casa de María Reina de la Paz:

IMG_3963

¿ Que es la familia de Casa de María Reina de la Paz.?

“Queremos ser la familia de los pobres”, somos familias nos unimos para ir al encuentro de hijo pródigo, del hijo que ha sido abandonado por su propia familia, que duerme en la calle en condiciones que le hacen perder su dignidad de hijo de Dios. La Virgen María nos llama para que no acerquemos a los mas abandonados , que duermen en cajeros, en el banco de la plaza, en las escaleras del metro, debajo de un puente, en un coche abandonado en una cuneta y les ofrezcamos nuestro corazón, les ofrezcamos nuestra casa, les ofrecemos la paz y el amor que solo una madre, la Virgen María sabe dar a todos los hijos.

Por ello salimos por las calles familias enteras con nuestros hijos a buscar al abandonado que duerme bajo la luz de las estrellas en las calles de las grandes ciudades, les ofrecemos la posibilidad de vivir en nuestras casas, compartir la mesa y el pan, con nosotros, les ofrecemos la posibilidad de la reconciliación con ellos mismos y con el Señor, para que su vida se ilumine con una nueva luz, la luz de los que no tienen miedo porque viven en la verdad.

En estos tiempos que la familia esta tan deteriorada y desprestigiada, Dios nos pide que las familias demos testimonio con lo que realmente sabemos hacer, que es dar amor en mayúsculas, amor de Corazon a Corazón, sin esperar nada a cambio, amor desinteresado a todos sus miembros, compresión, apoyo y dirección para vivir la felicidad de sentirse amado por el verdadero amor del Padre Eterno bajo la protección maternal de la Virgen María.

Por ello compartimos la mesa con nuestra familia de casa de Maria, somos uno mas a la mesa, compartimos el pan, reímos y lloramos, cantamos y bailamos, alabamos y gritamos que la misericordia de Dios nos salva y nos lleva a la alegría de la vida eterna. Por ello no sólo compartimos la mesa, sino que rezamos juntos el rosario a la virgen de la Paz, rezamos por las intenciones de personas necesitadas, por los pobres que sufren, por los gobernantes , por los enfermos, por los niños que son abortados, por las familias que se rompen, por los enfermos, por las almas del purgatorio abandonadas por las que no reza nadie y por las intenciones del Papa de la misericordia. También acompañamos a los pobres a celebrar los sacramentos, en especial los acompañamos a misa y a adoración.

Nuestra casa esta abierta a que los pobres puedan estar el tiempo que necesiten, un año o más no es ningún problema, los tiempos de Dios son otros, se pueden duchar, dormir, cocinar lo normal de una familia corriente, que triste es cuando te dicen que en la calle no pueden comer caliente o que hace años que no duermen en una cama, como es posible que no veamos a los que sufren cuando paseamos por las calles de la ciudad, pasamos a su lado y simplemente los ignoramos, no les decimos una palabra amable o mas aún los despreciamos, ellos nos dicen, “¿Tu sabes lo que es sentirse como un perro en una esquina? ellos sí. Clama al cielo que los que vivimos en el amor de una familia no salgamos a socorrer a estos hijos de Dios y hermanos nuestros que como el hijo pródigo mendigan la comida. No pensemos que otros lo harán, los gobiernos que en todo el mundo se mueven por los votos, las ideologías y la demagogia, vosotros sabéis que los pobres no votan porque no tienen donde mandarles el padrón, solo les piden que se presenten una vez al año a un banco para demostrar que no han muerto. Nosotros no somos nadie para juzgar a nadie, y como en una familia solo podemos hacer lo que esta en nuestras manos, solo podemos acogerlos como parte de nuestra familia. No pedimos subvenciones, no esperamos que nos toque la lotería, simplemente como cualquier familia, compartimos lo que tenemos.

¿Quien forma parte de la familia de familias de Casa de María Reina de la Paz?

¡Es muy fácil, mira que nos dice el Señor!

Evangelio según San Mateo. Capítulo 12, 46-50.
Éstos son mi madre y mis hermanos.
Aún estaba él hablando a las multitudes, cuando su madre y sus hermanos se hallaban fuera intentando hablar con él.
Alguien le dijo entonces: -Mira, tu madre y tus hermanos están ahí fuera intentando hablar contigo.
Pero él respondió al que se lo decía: -¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?
Y extendiendo su mano hacia sus discípulos, dijo: -Éstos son mi madre y mis hermanos.
Porque todo el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos, ése es mi hermano y mi hermana y mi madre.

¡Os esperamos para formar parte de la familia de Casa de María, seréis bien venidos!